Cómo conseguí amar mi cuerpo tras dar a luz

Esta es una historia de hace ya tres años. Tres años en los que mi cuerpo ha sufrido cambios.

El embarazo es el momento de nuestra vida en el que más cambios va a sufrir, y hay que afrontarlos con normalidad.

Pero es un momento súper delicado. Justo después del parto, estamos tan susceptibles que el hecho de que nuestro cuerpo parezca el de otra persona no ayuda.

Porque no, no hay que creerse todo lo que se ve en las revistas o en la televisión: cuando sales del hospital aún tienes tripa, y la vas a tener todavía por un tiempo.

Y lo mismo te pasará, seguramente, con los kilos que has ganado. A algunas mujeres la lactancia les ayuda a perder peso, pero a otras les da hambre…

Cada mujer es diferente, y cada cuerpo se repone su ritmo. No es bueno forzarlo con ejercicio nada más parir.

A mí me ocurrió al contrario que a muchas de vosotras.

A los quince días de tener a Rafa, fui por primera vez a la playa, y me hice una foto con él, para tener el recuerdo.

Yo llevaba un bikini, y mucha gente al ver la foto me dijo: ¡qué delgada estás!

Y así era, había perdido mucho peso es muy poco tiempo, y se notaba.

A los 20 días, me probé con curiosidad mis vaqueros anteriores al embarazo, y me cabían.

A los dos meses, me venían grandes. Y me encontraba fatal, estaba cansada y triste. Y me veía fea.

No tenía mis muslos, ni mi culo, que es lo que hace que mi cuerpo tenga algunas curvas.

Al final, descubrí que todo aquello no era normal. Había desarrollado hipertiroidismo tras el parto, y mis hormonas habían enloquecido.

Poco a poco, fui recuperando un peso más normal para mi cuerpo, pero me ha costado ¡nada menos que tres años!

Y también me costó aceptar todo lo que le pasaba al loco de mi cuerpo. Y me costó más aún verme bien.

Con toda esta historia, sólo quiero enseñaros lo que yo he aprendido en este camino, y que espero que os sirva también a vosotras:

  • Que llevar a un hijo dentro de las entrañas te cambia a muchos niveles
  • Que no le puedes meter prisa
  • Que cada mujer tiene un ritmo diferente
  • Que mirarte al espejo desnuda es un gran ejercicio para volver a quererte
  • Que es bueno cuidarse antes, durante y después del embarazo, pero es malo, malísimo, obsesionarse
  •  Que hay que aceptar el paso del tiempo como algo bonito, y saber que no vamos a tener el vientre plano para siempre, o el pecho erguido, pero que eso no es algo malo
  • Que la ropa bien elegida ayuda a verte guapa, sea cual sea tu situación

Para mí, la asesoría de imagen fue clave en esos momentos en los que no me gustaba cómo me sentaban algunas de mis prendas, pues al conocer todos los trucos podía darle a mi cuerpo las líneas que necesitaba para ganar volumen.

 

 

 

cuerpo

 

 

 

 

 

cuerpo

 

cuerpo

 

cuerpo

 

cuerpo

 

cuerpo

 

cuerpo

 

cuerpo

 

cuerpo

 

cuerpo

 

Si tú también estás en ese proceso de aceptar los cambios de tu cuerpo, ya sea por un embarazo o por cualquier otra causa, quiero que me escribas y me lo cuentes, ¡puedo ayudarte!

 

En las fotos de hoy llevo:

  • Top de Zara (verano 2015)
  • Shorts muy muy viejos
  • Sandalias de Primadonna (verano 2015)
  • Turbante de Ontop 
  • Sonrisa marca de la casa

¡Un beso muy muy fuerte y que paséis un finde estupendo!

Una guía que cambiará tu forma de ver la ropa que tienes en el armario

¿Estás aburrida de verte siempre igual frente al espejo? ¿Necesitas un cambio radical en tu estilo? ¿Te gustaría aumentar tu confianza en ti misma con unas pautas muy sencillas?

Cambiar los hábitos que realizas en tu día a día para elegir tus prendas te aportará la confianza, la seguridad y la fuerza que necesitas para conseguir tus objetivos personales y profesionales.

¡Gracias por suscribirte!

No hay respuestas a "Cómo conseguí amar mi cuerpo tras dar a luz"


    ¿Tienes algo que decir?