La clave está en tu sonrisa

Qué diferente es vestirte cuando estás segura de ti misma es mucho más fácil. Muchas veces os he explicado que la asesoría de imagen personal es un trabajo que empieza por dentro, y después, se deja ver por fuera.

Tú ya lo habrás comprobado, el día que te levantas contenta todas las prendas de tu armario te gustan y te sientan bien, y cuando tienes un mal día, no te ves con nada.

Sé que me crees, porque poco a poco vas poniendo en práctica los ejercicios que te propongo, pero quiero que acabes convencida del todo.

Por eso, te presento a seis expertas en bienestar personal, cinco mujeres que te van a dar consejos para que aprendas que tu belleza se trabaja desde el interior.

Te aviso: la clave está en tu sonrisa.

sonrisa

 

Soy Rosa Eva Rabanillo, una mujer guerrera, inconformista y con ganas de cambiar aquellas cosas que resultan inmovilizas. Soy Doula, acompaño y asesoro a parejas durante el viaje más maravilloso de sus vida. Su embarazo. También soy maestra y educadora sexual.

Creo que la influencia de nuestra imagen personal en nuestro ánimo es total. Si te miras al espejo y te ves bonita, si te brillan los ojos, si solo te sale sonreír… te comes el mundo a mordisquitos y deleitándote a cada paladeo, sea lo que sea que el mundo te ofrezca en ese momento, pero… como por la mañana lo que veas reflejado no sean más que ojeras y malos pelos… A tu cabeza sólo se le ocurre decir que no sabe que ponerse y de ahí al patinazo desde las 8h.

Creo que el consejo de aquellas personas que te ven bonita aunque tu solo veas tus ojeras, es fundamental. En realidad esa  percepción negativa suele ser totalmente subjetiva y los que te quieren no ven lo que tu espejo te refleja. Si estás atascada lo mejor es coger a tu hermana, a tu prima, a la vecina esa que siempre se  ríe contigo, a tu mejor amiga y te la llevas a casa (que tampoco hay que ir de compras a la primera, sin mirar lo que tenemos en el armario). Si eliges a esa persona de confianza cuyo look va contigo… seguro que ella, verá  mucho más. Y una vez la ropa encima de la cama, yo creo que es muy importante crear combinaciones constantes si tu nivel de autoestima está muy bajo.

Todo esto te lo digo porque lo he  hecho con varias personas. Y ha funcionado.

Organizar el armario por días es fantástico. Tendrás 7  parchas y un par de ellas más para eventos especiales.

Sabrás que las perchas estarán perfectamente conjuntadas y que estarás elegante con un toque de informalidad… dependiendo de lo que hagas cada día. Eso evita perder mucho tiempo en pensar qué me sienta bien para ir al trabajo o a lo que sea que hagas y te dará seguridad porque sabrás que efectivamente esa ropa te sienta bien y te da una buena imagen (aunque tu no lo percibas).

Creo que  el mejor ejercicio para mejorar la autoestima es salir de casa y relacionarte. Y si puede ser ir con una buena amiga a un barrio que no es el tuyo mejor que mejor. Si vas a un lugar donde nadie te conoce, con alguien que sabe muy bien de ti, observarás que la percepción que tienes de lo que piensan los demás de ti varia mucho. Si tu amiga te hace  reír por la calle, tu vas sonriente, quitándote esos pesos que todas llevamos en el fondo del bolso… será más fácil que descubras que la gente te mira por la calle por guapa, por divertida y porque irradias luz. No hay nada como cambiar de aires para que la autoestima suba y eso, no significa montarte en un avión (si se puede mejor que mejor), pero se puede cambiar de aires en la misma ciudad sin necesidad de sacar la cartera del bolso (que eso en los tiempos que corren es muy importante)

sonrisa
Soy Iratxe Bolaños, de Capacidad Positiva:  psicóloga, coach, formadora, entusiasta, decidida y honesta. La psicología y las emociones son mi vocación. No me veo haciendo otra cosa y no entiendo mi trabajo sin entenderlo que siente el otro. Durante mi vida, he aprendido que mi medio natural es el cambio, y después de haber vivido en Italia, Inglaterra y diferentes provincias de España, he decidido vivir en un pueblo de Soria de 20 habitantes. Imagínate lo que ha supuesto esta andadura… Tomar decisiones muy a menudo y ser feliz con ellas.

Creo que el espejo es algo que nos ayuda a enfrentarnos a nosotros mismos. Somos críticos con lo que vemos e incluso lo compramos de aumento… Es un símbolo de lo que hacemos con lo que no nos gusta. No conozco a nadie que se compre un espejo de aumento para poder admirarse mejor, la mayoría lo hacen para ver los pelitos, arrugas o poros que se nos podrían escapar con una mirada real… Cuando el espejo sirve para vernos, querernos y cuidarnos es uno de los mejores aliados. Si la imagen que nos devuelve nos hace sentir bien, salimos a la calle con más seguridad y la seguridad aumenta nuestras expectativas de éxito.

Te recomiendo que seas consciente de los mensajes y comentarios automáticos que te dices cada vez que ves tu imagen. Escucha y se consciente de si lo que te dices te hace bien. Es más, nos solemos levantar y mirar al espejo y en muchos casos ni nos vemos. Empezamos con palabras súper duras “Vaya ojeras” ,”qué cara tengo” ,”Joe, qué pelos…” y lindezas por el estilo. Vamos a ver: ¡Que te acabas de levantar! ¿Que tienes sueño! No hay nadie que se levante radiante… Eres humana.

Sonríe al espejo. Sonriete a ti. Y por otra parte imagina que ahí hay una niña pequeña (tu hija, o tú misma) a la que alguien más fuerte y mayor que según la ve por la mañana le dice esas lindezas qeu te dices a ti misma… Imagina cómo le protegerías, que le dirías y cómo y háblate a ti. Estás protegiendo a una parte de ti misma que cada vez se hace más pequeña… esa parte que te da alegría por las mañanas y estás permitiendo que alguien le haga sentir mal.

Soy consciente de que todo conlleva un esfuerzo y se necesita algo más, pero es lo que te puedo ofrecer en pocas líneas. Haz caso de Sara y de las demás compañeras y disfruta de la vida. De verdad, merece la pena.

sonrisa

Soy Carolina, de Conexión Mente-Cuerpo-Alma. Soy una persona que decidió tomar acción y cambiar su vida de una vez por todas. Ahora, a través de mi blog ayudo a otras personas a lograr lo mismo que yo estoy logrando: hacer la conexión entre Mente – Cuerpo – Alma e ir hacia nuestra pasión.

Aceptarnos por dentro y por fuera es vital para avanzar en nuestra vida. Quererse a uno mismo es clave, pues nosotros mismos somos los que nos vamos a acompañar durante toda nuestra vida. Sí, podemos tener defectos, pero eso no quita que también tengamos cosas bellas, sobretodo en nuestro interior.

Algo que a mí me ha ayudado mucho es recopilar cumplidos en papel. Hubo una época en la que no me sentía muy bien, así que para combatirlo hice lo siguiente: cada vez que alguien me decía algo bello tanto de mi interior como de mi físico, lo apuntaba en un cuaderno. Así, cuando tenía un bajón, podía recordar todas las cosas bonitas que la gente pensaba de mí y que, a veces, olvidamos.

Otro ejercicio que ha cambiado mi forma de pensar y mi actitud han sido las afirmaciones positivas. Al principio pueden parecer inútiles e incluso dar risa, pero según las repites en voz alta, te las vas creyendo y sintiendo su verdad. Tienen mucho poder y a mí me ha cambiado muchísimo.

sonrisa

Soy Aida Moragues Psicóloga – Coach Emocional y de Autoestima. Ayudo a las personas que lo necesitan a aprender a gestionar sus emociones, aumentar su autoestima para conseguir llegar done quieren y alcanzar más bienestar emocional. Por eso he creado Life Training. Emociones y Autoestima, un rincón para descubrirse, quererse y tomar acción.

Creo firmemente que el camino hacia la felicidad se encuentra en un viaje hacia el interior de uno mismo, en conocerse, aceptarse y quererse. Cuando este viaje hacia el interior está alineado con nuestro exterior, la felicidad simplemente fluye.

Estamos en una sociedad donde la imagen vale mucho, el cómo te ves a ti misma y cómo nos ven los demás influye en nuestro auto concepto, a la vez éste influye en nuestra autoestima y por consecuencia a nuestra felicidad; aunque el peso que se le debe dar es a un tanto por ciento inferior al de nuestro interior,  influye.

Si la imagen (aspecto físico, ropa, estilo, etc.) que transmitimos a los demás, que vemos reflejada en el espejo va acorde a tal cual somos, acorde con nuestros valores y con nuestras creencias, nos sentiremos bien. Ahora, si la belleza física es para nosotros uno de los valores fundamentales y el canon de belleza que hemos aprendido no concuerda con lo que vemos, puede influirnos muy negativamente y es en este aspecto cuando se debe hacer un trabajo de autoestima.

Haz un trabajo de auto conocimiento profundo para saber exactamente cuáles son tus cánones de belleza, reflexiona si estos cánones son accesibles o no, en el fondo la mayoría de las personas somos muy tirando a normales, pero podemos sacarnos provecho descubriendo y resaltando esas cosas que nos gustan de nosotros mismos, pero no solo las físicas, sino también las cualidades internas. Y sobre todo, no hagas más grande lo que no te gusta de ti misma; dónde focalizamos nuestra atención es muy importante, si nos centramos en lo que nos gusta menos, lo exageraremos. No te compares con los demás  y por último, analiza si tienes creencias de ti misma que te paralizan y no te ayudan, para cambiarlas por otras que te fortalezcan.

Hay muchos factores que se deben trabajar para fortalecer la autoestima, pero existen pequeños ejercicios que pueden realizarse a diario para ir fortaleciendo una imagen positiva de nosotras mismas.

El ejercicio que recomiendo es el siguiente:

Levántate cada día con tu mejor sonrisa. Aunque al principio no te la creas, mírate al espejo y sonriete, cambiar el gesto induce la emoción.

Escoge tres de tus mejores cualidades y mientras te miras en el espejo repite : -“yo soy …. y seguidas, las tres cualidades tuyas”

Practico este ejercicio muchas mañanas.

Y otro ejercicio más, como plus 😉 :

Haz una definición de tu autenticidad.

Piensa en tus cualidades, habilidades, puntos fuertes, aquello que sólo haces tú o pocas personas, que a lo mejor piensas que es una rareza pero que te hace única. Escríbelas en un papel  y crea tu propia definición.

Después de que tengas la definición, cuélgala en un lugar visible para tenerla bien presente y  piensa en qué puedes hacer para honrar tu autenticidad. Piensa en al menos 3 acciones concretas que puedas hacer en tu día a día,  que te recuerden esta definición y hazlas.

sonrisa

Soy Paloma Hornos, de Gestión Emocional. Técnico superior en Naturopatía y Terapias Complementarias,  miembro de la Asociación Profesional Española de Bioterapia; Terapeuta de Reiki y  de Técnicas Energeticas, miembro de la Asociación Nacional de Terapeutas en Técnicas de Libertad Emocional; miembro profesional y asesora técnica de la Asociación Española de Superdotación y Altas Capacidades (AESAC); hipnoterapeuta y formadora de Inteligencia Emocional, Coaching Emocional, Expresión Corporal,  Mindfulness, Yoga infanto-juvenil y Neurodanza; creadora del Método LoosEStresS© para la gestión del estrés

Escritora y articulista para diversos medios en España y Latinoamérica, imparto cursos y seminarios de desarrollo personal como vía de superación, trabajando las emociones en libertad.

Nos pasamos la vida viendo nuestra imagen reflejada, ya sea en espejos, escaparates, superficies…. y no siempre estamos de acuerdo con la imagen que estos nos devuelven. Efectivamente: DEVUELVEN, los espejos nos dan la imagen que HEMOS proyectado. Si me siento tranquila, contenta, relajada, optimista, la imagen que de mi voy a ver en el espejo me va a gustar y me va a hacer sentir satisfecha, si por el contrario tengo un día “torcido”, me siento triste o preocupada, me ponga lo que me ponga no me voy a ver bien.

Seguro que a ti también te ha pasado que un día de esos “torcidos” te has encontrado a una amiga que te ha dicho: “¡Qué bien te veo!” y lo primero que se te ocurre responder, de forma casi automática es: ” ¡qué va, que va, si estoy fatal!”. Pese a lo que te diga tu amiga Tú ya has decidido que estás fatal, y te devuelva la imagen que te devuelva el espejo, en este caso tu amiga, no la vas a contemplar como realmente es.

Por el contrario, un día de esos en lo que te levantas con buen pie, que te sientes feliz y serena…. te ves monísima, todo te queda bien y te apetece ponerte cualquier cosa que sabes que te va a quedar espectacular.

Nuestras emociones nos limitan mucho más de lo que pensamos, afectando no sólo a nuestro bienestar o desempeño, sino también a nuestra imagen.

Como se siento feliz, la imagen que veo en mi espejo me satisface, me gusto y me quiero.

Si te sientes atascada con tu imagen personal, pregúntate qué estas sintiendo: ¿Estás triste, cansada, sola, harta? y permítete estarlo. No pasa nada por sentir, pese a que nos hayan educado a tapar nuestras emociones.  Una vez descubras QUÉ sientes y aceptes que lo sientes, ponte a trabajar.

También podemos hacer que la imagen influya en el estado de ánimo:  aunque no tengas ganas maquíllate, arréglate, escoge un atuendo que, más que resultarte cómodo, resulte favorecedor y PÍNTATE UNA SONRISA. Los músculos faciales que intervienen en esbozar una sonrisa activan áreas de nuestro cerebro que segregan la hormona de la felicidad: aunque sea falsa, sonríe. Saldrás a la calle y tu sonrisa se verá recompensada con sonrisas que te vuelvan y eso retro alimentará tus propias ganas de sonreír, y esas sonrisas serán reales.

 

Existe un ejercicio que yo recomiendo a todos mis clientes y que te invito a practicar: coge un espejo, no muy grande, de esos de mano seria suficiente, en el que veas tan solo tu cara, y cada mañana mírate a los ojos y dite lo preciosa que eres, lo bonitos que son tus ojos, lo valiosa que eres, lo valiente, lo especial, lo única e irrepetible que eres. Esa mujer que esta en frente de ti, esa imagen del espejo necesita oírlo, y lo necesita oír de ti misma. No se trata de engañarte, se trata de VALORARTE.

Nathaniel Branden, considerado el padre de la psicología de la Autoestima, definió esta como “la reputación que tenemos de nosotros mismos”. Si la autoestima es un sentimiento, sólo podemos trabajarlo desde dentro, cambiando en concepto, la reputación, que tengo de mí misma.

sonrisa

¿Quién soy? ¡Hola! Soy Nika, socióloga, especialista en Ciencias del Trabajo, emprendedora y positiva 😉 Tras haber pasado por varios procesos de ansiedad, llegué a encontrar el camino a través del positivismo y desde hace más de tres años, lo acerco a los demás a través de mi blog.

Queramos o no, la imagen influye enormemente a lo largo de nuestro camino. La superficialidad de la sociedad y el modo de vida que llevamos hace que busquemos tener una imagen impecable, que mostremos a los demás una bonita fachada aunque por dentro estemos rotos…

Y sobre todo en ese momento, cuando estamos tocando fondo, debemos salir de casa y hacer lo imprescindible para vernos bien, aunque sea por fuera. Y sólo el hecho de pintarte los labios de color rojo y subirte a unos taconazos, aunque sea para ir a comprar el pan, puede ayudarte a sentirte mejor. Porque puedes ver que hay algo en ti, algo que sólo encuentras al mirarte al espejo cuando te has arreglado un poquito.

Pero para estar bien por fuera, hay que estar bien por dentro. Y es un trabajo enorme que debemos hacer desde ya.

Analiza tu situación actual. En serio, ¿has pensado que sólo influye en cómo te ves tu imagen? Puedes lucir un tipazo increíble, vestir con ropa de marca y maquillarte con los mejores productos del mercado, pero la verdadera belleza se muestra a través de la sonrisa y unos ojos que sonríen también.

Analiza tu interior, descubre qué es lo que va mal y te hace sentirte tan insegura y actúa. No te quedes quieta, trabaja en cambiar todo aquello que no funciona y poco a poco, ganarás seguridad, y esto se verá en tu imagen personal.

En este sentido, te voy a recomendar dos ejercicios: el primero, cada mañana siéntate frente al espejo y sonríe durante al menos un minuto seguido. ¿Qué no tienes motivos? Recuerda aquel momento de tu infancia correteando por la casa de tus abuelos, los juegos con tus primos… ¿Era bonito, verdad? Pues sonríe, sonríe bien fuerte. Los demás lo verán.
El segundo ejercicio para trabajar la autoestima que te propongo es que seas tu misma y no te sientas cohibida por ser así. Si tu estilo es el gótico, ¿por qué te vas a poner un jersey rosa que no te pega ni con cola? Busca vestir lo que te guste, lo que te siente bien y olvida el qué dirán… Porque para sentirte mejor en tu día a día tienes que estar a gusto en tu piel y no darle importancia a lo que digan los demás 😉
¿Qué te han parecido los consejos y ejercicios de estas expertas en bienestar? Me ha encantado contar con ellas en el post de hoy, porque me ayuda a hacerte llegar el mensaje que yo te mando todas las semanas a través de la ropa.
Como ves, la mayoría de ellas coinciden en que la sonrisa es el mejor vestido que puedes ponerte, y que, con ella, cualquier cosa que vistas te favorecerá más.
Y ahora, dime: ¿estás preparada para trabajar tu imagen personal, desde dentro hacia afuera? Si la respuesta es que sí, aquí me tienes para ayudarte a volver a sacar esa sonrisa y comenzar a demostrar quién eres realmente a través de tu ropa.
¡Un beso enorme, estilosa!

Una guía que cambiará tu forma de ver la ropa que tienes en el armario

¿Estás aburrida de verte siempre igual frente al espejo? ¿Necesitas un cambio radical en tu estilo? ¿Te gustaría aumentar tu confianza en ti misma con unas pautas muy sencillas?

Cambiar los hábitos que realizas en tu día a día para elegir tus prendas te aportará la confianza, la seguridad y la fuerza que necesitas para conseguir tus objetivos personales y profesionales.

¡Gracias por suscribirte!

4 Respuestas a "La clave está en tu sonrisa"

  • comment-avatar
    Cristina Piriz
    25 Noviembre, 2016 (14:50)
    Respuesta

    Un gran bravo por esas 6 mujeres fuertes y decididas a ser mejores cada día, esa es la actitud. Si al final lo esencial es querernos, y lo que hay dentro sale a la superficie 😉
    Un saludo,
    Cristina

    • comment-avatar
      Sara Pellicer
      25 Noviembre, 2016 (18:08)
      Respuesta

      ¡Exacto Cristina! No hay nada como quererte por dentro para verte bien por fuera. ¡Un abrazo!

  • comment-avatar
    Aida Moragues
    27 Noviembre, 2016 (18:18)
    Respuesta

    Muchas gracias por dejarme entrar en tu blog y colaborar al lado de estas grandes mujeres. Aceptarnos, querernos hace que reflejemos una imagen positiva de nosotras mismas y que nos sintamos bellas. Con pequeños y constantes pasos se puede conseguir.

    • comment-avatar
      Sara Pellicer
      27 Noviembre, 2016 (18:21)
      Respuesta

      ¡Gracias a ti por participar Aida! Gracias por ayudarme a lanzar ese importante mensaje. ¡Un abrazo!


¿Tienes algo que decir?