profileimage

Nadie debería llorar en el probador de Zara

Me llegan historias de mujeres normales (¿qué es normal, de todas maneras?) que entran a Zara y salen con la moral por los suelos. Y eso no puede pasar. Porque no, nadie debería llorar en el probador de Zara. Más