Seleccionar página

Sí, yo también pienso lo mismo que tú: hacer el cambio de armario es un auténtico rollo. Antes de estudiar asesoría de imagen, retrasaba lo máximo posible este día, lo hacía de cualquier manera y guardaba ropa aún pensando que no me la iba a poner más.

Ahora que tengo las claves para hacerlo rápido y bien, me cuesta menos ponerme a ello, pero vamos, puedo decir que, si el calor o el frío no llega de golpe, sigo retrasando el día del cambio de armario.

En verano me cuesta menos, porque es mi época favorita del año, adoro el calorcito, y estoy deseando ver colgando de mi armario mis faldas y vestidos.

Este fin de semana me he puesto manos a la obra, y he pensado que quizás vosotras estéis a punto de hacerlo también, así que os dejo mis trucos para que el cambio de armario sea todo un éxito.

1- Saca del armario la ropa de la temporada que termina y colócala bien doblada en una cama o sofá que tengas cerca.

2- Haz con ella dos montones: uno con la ropa que vayas a guardar hasta el próximo año, y otro con la ropa que creas que no volverás a llevar.

3- Para saber qué ropa no vas a volver a ponerte, intenta recordar cuántas veces te has puesto esa prenda durante la temporada. Si al respuesta es una vez o ninguna, ya sabes lo que tienes que hacer… ¡al montoncito de la ropa que sale de casa para no volver!

4- Una vez que tengas toda la ropa en dos montones, toca sacar la ropa de la temporada que llega. Harás con ella otros dos bultos: uno con las prendas que estás deseando llevar, y otro con las que veas que ya no te encajan.

5- Ese grupo de prendas de temporada que has descartado, únelo al que has descartado ya. Hay muchas cosas que puedes hacer con esa ropa que ya no vas a usar, como donarla, pero a mí una actividad que me encanta es el intercambio: me junto con mis amigas, y cada una aporta diferentes prendas. Cada una elige lo que se quiere quedar de las otras. Es un juego genial, pues me llevo a casa ropa que para mí es totalmente nueva y que por supuesto está cuidada.

6- Siguiendo con la organización del armario, guarda la ropa de invierno en el lugar donde dormirá los próximos 5 o 6 meses. En mi caso, está en unas cajas con ruedas debajo de la cama. Las organizo por tipo, para que al sacarla otra vez en octubre me sea más fácil de colocar: jerseys con jerseys, pantalones con pantalones y así con todo.

7- Por último, cuelga la ropa de temporada siguiendo un esquema: coloca todos los pantalones, y a continuación las camisas, faldas y vestidos. A poder ser, sigue también un orden en los colores. Si te quedas sin perchas, empieza a colgar las chaquetas sobre los pantalones, de izquierda a derecha, y también por colores. Las camisetas y tops las puedes separar por las que usas en el día a día y las que te pones para momentos especiales. ¡Y nuevamente no te olvides de los colores! Ya sé que soy pesada, pero te ayudará y mucho a encontrar las cosas cuando las busques.

¡Ya está! Tu armario está limpio, ordenado y precioso… ahora está en tu mano hacer que dure, sé constante y no te dejes dominar por la pereza de poner la ropa en cualquier parte.

  • El vestido que llevo es de Kling, de hace un par de temporadas (este siempre vuelve a colgar en mi armario, ¡me encanta!)
  • Los zapatos son de Casas, también tienen dos años, pero para mí son un fondo de armario.

IMG_3418

IMG_3420

IMG_3423

IMG_3424

IMG_3425

IMG_3433

IMG_3435