Seleccionar página

Tengo una falda que es mágica. Es verde, y tiene unas tiras para atarla a la cintura, cruzada. Tiene vuelo y caída. Y misteriosamente cuando me la pongo bailo mucho mejor.

Por eso, la llamo la falda de bailar bien y en mi clase de ballet todos saben lo que va a pasar cuando me ven aparecer con ella. Saben que ese día voy a dar el 100% y los ejercicios me van a salir mejor que nunca.

¿Qué tiene esa falda? El poder de hacerme mejor bailarina. La capacidad de que mis movimientos parezcan ligeros y ágiles. Tiene magia.

La falda de bailar bien

Esta es mi falda especial

Lo que a mí me pasa con mi falda de bailar bien, a ti te puede pasar con alguna de las prendas que tienes en tu armario. Es más, si no te pasa, ponte manos a la obra.

Si ya te has suscrito a la newsletter y has recibido los Siete Nuevos Hábitos para Evolucionar con Estilo, ya sabrás de la importancia de tener una prenda que te haga sentir poderosa. Esa que te convierte en la más lista de la clase, en la más competente de la oficina o en la oradora más impresionante en una conferencia.

Tras mucho pensar en mi falda, y en cómo me convierte en la mejor bailarina de la clase, llegué a una conclusión: la ropa tiene el poder de transformarte en lo que tú quieras. Sólo tienes que creer, convencerte de que puedes. Y así, cada vez que te pongas esa prenda especial, piensa que ya has conseguido tus objetivos, fija tu mirada al frente y camina con seguridad.

¿Tú ya sabes cuál es tu prenda poderosa? ¿Has sentido alguna vez el poder de transformación de la ropa?

Si necesitas ayuda para encontrar el estilo que te ayude a ser la mujer que quieres ser, no dudes en escribirme. Una vez que vives una experiencia como la que vivo yo con mi falda, querrás repetir una y otra vez.