Ponle color a tu vida

Ponle color a tu vida

Uso muy a menudo una expresión con mis clientas: ¡qué largo debe ser el invierno así!

Se lo digo cuando me confiesan que desde octubre hasta mayo no salen del gris, negro, marrón… en sus diferentes variedades.

Esto nos pasa por varias razones:

  • En invierno todo nos da pereza: tenemos menos ganas de arreglarnos, llevamos varias capas y a veces no nos quitamos el abrigo así que… ¿para qué vamos a molestarnos en buscar otros que nos animen más?
  • Nos da miedo experimentar: uy uy uy, ¿eso de salir de la zona de confort es muy difícil verdad? Si con el color rojo te sientes tan cómoda, ¿para qué vas a probar con el amarillo? Así, vas a las tiendas y no te arriesgas, coges el color que sabes que te sienta bien y sales corriendo con él sin fijarte en otras prendas maravillosas que se quedan allí colgadas.

  • No sabes qué colores te sientan bien: tienes alguna idea, con unos te ves muy bien y con otros no tanto, pero no acabas de saber por qué o cómo puedes averiguarlo.

Los colores tienen mucho que ver con cómo nos sentimos cada día.

Haz un experimento y observa cómo son tus elecciones de colores por ejemplo los días que te sientes más desanimada. Fíjate sin embargo en cuáles eliges cuando estás muy contenta y vital. Estoy segura de que son diferentes, cómo diferentes son también tus sensaciones.

Los colores tienen el poder de cambiar un día gris por otro colorido, nunca mejor dicho. Si te dejas llevar por tus sensaciones tristes, es posible que no salgas de los negros y grises. En cambio, si eres capaz de sobreponerte a ese sentimiento, y eliges otros colores más vibrantes, notarás cómo te activas, cómo te alegras, cómo sonríes y te sobrepones a las adversidades de un día gris.

Déjate llevar por el poder del color, utilízalo, hazlo tu aliado. No dejes pasar tus días únicamente en negro, gris, azul o marrón, prueba, experimenta, descubre.

¿Qué sientes con los diferentes colores que vas probando? Apunta en un cuaderno esas sensaciones que vas experimentando, y apunta también para qué ocasiones puedes utilizar unos colores u otros, según lo que necesites cada día.

Además, elegir los colores adecuados harán que tu mirada esté más brillante, tu piel más luminosa y hasta se atenuarán esas pequeñas arrugas o manchitas que todas tenemos.

¿Qué me dices? ¿Te animas a usar los colores para sentirte mejor en tu día a día?

 

Un abrazo,

 

Sara

La imagen que nos devuelve el espejo

La imagen que nos devuelve el espejo

Sé cuánto te preocupa salir bien en las fotos. Sé lo difícil que es para ti encontrar la postura adecuada, que tu sonrisa sea natural, que no se te marquen esas partes de tu cuerpo que no te gustan tanto…

Reconocerte en tus fotografías no te resulta sencillo, y por eso he querido ayudarte. Una vez al mes va a venir al blog la fotógrafa Rebeca López Noval. Ella está especializada en familias, pero sobre todo es experta en retratar a la mujer de forma natural, sacando lo mejor de cada una, trabajando su autoestima y confianza.

Es por eso que hemos pensado en colaborar en nuestros blogs, para ofrecerte consejos sobre el tema que te preocupa: tu autoimagen.

Aquí te presento el post de hoy, ¡que lo disfrutes!

 

 

Hace un tiempo me dio por experimentar con algo que acabó por formar parte de mi vida y la forma de expresarme, conocerme y sanarme.

Estaba yo comenzando con esto de la fotografía, tenía un niño de año y medio y, aunque las hormonas ya se habían asentado, lo cierto es que mi mundo interior se había vuelto patas arriba y no conseguí volver a la normalidad.

En este inicio en la fotografía, y tras ver el trabajo que realizaban otras personas en redes sociales, se me ocurrió probar con el autorretrato. Me daba muchísimo miedo, vergüenza y un sin fin de emociones que no me apetecía tener. Quería ver qué pasaba al ponerme delante de la cámara y, claro, lo primero que me pasó es que me sentía vanidosa, como si aquello fuese un pecado. Mostrarme a mí misma, ¡qué descaro!

Pero conseguí luchar contra esa maraña de emociones que me bloqueaban: me puse frente al objetivo y ¿sabes qué? No fue para tanto. Fue para más. Para más y mejor.

 

Reconocerte, reconectarte, redisfrutarte

 

Y es que el autorretrato tiene algo especial. Algo que engancha. Así que si estás leyendo esto ahora y estás pensando en coger la cámara, piénsalo dos veces, puede que nunca logres soltarlo.

Y es que verse en fotos es intrigante, ¿no te parece? El verse en una imagen que otra persona capta de ti misma es cuanto menos curioso. Y si la otra persona sabe un poco de foto y te mira con cariño, es un viaje de lo más apasionante. Te ves reflejada a través de la mirada de esa persona, y te da por pensar: ¿así que así es como me ves tú?

Cuando nos autorretratamos jugamos a dos bandas. Nos vemos a nosotras mismas y nos capturamos para la eternidad. Es tremendo, dicho así. Pero es la realidad. Y si hacemos este viaje tenemos que estar dispuestas a vernos en los dos roles: observadora y observada.

Una foto hecha por ti misma de ti misma, es un documento brutal para saber cómo te ves, cuánto te quieres y cuánto te conoces.

 

Conecta más allá del selfie

 

Ya sabemos que hacerse fotos a una misma en estos tiempos, no es nada novedoso. Muchas lo hacemos con la cámara delantera del teléfono. Y lo colgamos en redes, y lo compartimos por doquier. Pero esas fotos están lejos del autorretrato, al menos del que yo entiendo como autorretrato.

Para que me comprendas mejor vamos a poner un ejemplo.

Imagina que estás a punto de salir de casa, y te miras en el espejo para comprobar cómo estás, si tienes bien colocada la ropa, el pelo, etc. Eso sería un selfie.

Ahora imagina cuando te metes al baño, te quitas la ropa para ducharte, te miras al espejo y te pierdes en ese reflejo. Eso es un autorretrato.

Con el añadido de que la foto queda ahí, puedes volver a ella una y otra vez y pasearte en la imagen y redescubrir cosas nuevas sobre ti misma que no sabías, que no podías ver.

Verte más y mejor

Creo que el autorretrato es sanador. Duele, porque es verdadero y la verdad, ya se sabe, a veces escuece. Pero es una herramienta poderosa para conocerte y recuperar a la mujer que eres.

Así que, como Sara me ha dejado su casa para escribir, voy a aprovechar y si te apetece, veremos juntas cómo hacernos mejores fotos, hablaremos de todo lo que supone el autorretrato, y por qué no, de hacernos buenos selfies.

Una vez al mes estaré por aquí contándote mis reflexiones, mis trucos y todo aquello que vaya surgiendo.

Pero también me encantaría leerte y saber de ti. Para ello puedes compartir tus autorretratos o selfies en Instagram con el hashtag  #Ilovemetoo y etiquetándome para que pueda verte @rebecalopeznoval. Y deja en comentarios tus dudas, intrigas y dolores de barriga sobre esta disciplina fotográfica para que pueda ir ayudándote.

 

¡Nos vemos!

 

Permítete brillar (sólo tú puedes hacerlo)

Permítete brillar (sólo tú puedes hacerlo)

Somos nuestras principales enemigas, tengo que decírtelo. Tú y sólo tú te estás impidiendo brillar, y eso no te lo puedes permitir.

Cuando tú misma te pones barreras, no avanzas.

Y es precisamente esa inacción la que no te permite avanzar. ¿Te quejas? Sí. ¿Te gustaría cambiar tu situación y verte mejor? También. Pero… ¿haces algo para mejorar? No.

 

Hay muchas razones que te están impidiendo brillar, fíjate:

  • Pereza: sí que estás mal, pero… ¡te da tanta pereza ponerte manos a la obra! Total, tampoco estás tan mal… ¿verdad?
  • Economía: nunca te viene bien invertir dinero en mejorar tu imagen. Te lo gastas en otras cosas, pero a veces piensas que gastarlo en eso es una tontería.
  • Las opiniones de los demás: todo el mundo tiene derecho a opinar sobre ti y sobre tu imagen, y poco a poco se te han ido quitando las ganas de arreglarte.
  • Falta de tiempo: el trabajo, la casa, los amigos, las responsabilidades… ¡así no hay manera de cuidarse!

Ahora piensa: ¿tienes ya la manera de pasar por alto todas estas razones que te están impidiendo brillar?

Vamos a hacer un ejercicio: a cada una de esas razones que te he dado más arriba, búscale una solución. Y más aún, piensa en los beneficios que obtendrás cuando consigas brillar:

  • Te verás mucho más favorecida, y te sentirás más alegre
  • Te notarás más fuerte y empoderada
  • Tu confianza aumentará y ya no tendrás tantas dudas respecto a tu imagen
  • Toda esa confianza se manifestará en tu vida personal y profesional

Con todo lo que te acabo de contar… ¿a qué estás esperando para brillar?

Aquí te dejo algunas ideas para que pases a la acción, a tu manera, a tu ritmo, pero sin más tardar:

Haz lo que quieras, pero no dejes pasar más tiempo antes de ocuparte de tu imagen, no me cabe duda de que cambiará tu vida de forma radical.

Un abrazo,

Sara

Cómo desafiar al frío y a la pereza

Cómo desafiar al frío y a la pereza

Ya estamos en diciembre, el frío ha llegado por fin a toda España, y con él, nuestra pereza de vestirnos mínimamente decentes.

Hay que reconocerlo, cuando hace frío, no saldríamos de la cama y nos quedaríamos todo el día en pijama, pero ya sabes que es mejor no hacerlo.

¿Qué es lo que pasa si decides pasar todo el invierno con tus pantalones más cómodos y tu jersey más calentito y oversize?

frío

  • Bajará tu nivel de autoestima: porque así no hay manera de verse favorecida, y cuando acabe el invierno, a ver quién te saca de ese estado de dejadez.
  • Empeorará tu energía: para estar activada y animada, necesitas utilizar ropa que te encante, con la que te veas genial en el espejo y que te ayude a realizar tus tareas de cada día.
  • Notarás cómo tu bajo ánimo te repercute en el trabajo y en la parte personal también: porque cuando estamos mal, lo estamos en todas las áreas de nuestra vida.

Sé que hasta ahora no te lo habías planteado, pero piensa que, si te abandonas durante el invierno por la pereza que te da arreglarte con este frío, cuando llegue la primavera va a ser mucho más difícil recomponer los pedazos de tu autoestima.

Por eso, te animo a que sigas estos sencillos pasos, y verás cómo, sin demasiado esfuerzo, consigues mantener alta la confianza en ti misma, y pasas un invierno diferente y tan estiloso o más que el verano:

  • Vístete por capas: si me sigues en las redes sociales ya me habrás visto hablando de este tema. Cuando hablo de capas, no me refiero a un jersey gordo y encima una chaqueta aún más gorda. Si eliges prendas finitas pero de mucho abrigo, como camisetas interiores térmicas, podrás ponerte encima un vestido bonito o una camisa sin pasar frío.
  • Elige prendas exteriores con personalidad: procura que te combinen con casi toda tu ropa, pero también que tu abrigo o cazadora no sea tan sencilla que te aburras de ir siempre igual. Busca un anorak con algún detalle con el que te sientas cómoda pero que también demuestre tu personalidad y estilo propio.
  • Escoge accesorios con un toque especial: si en lugar de coger una bufanda negra o blanca buscas una del color que más te favorece, ¡tendrás ganado un día de sonrisa total! Tampoco te olvides de los pendientes, collares o pulseras porque sea invierno, utilízalos con tus looks más básicos y verás cómo se transforman.

frío

  • No te olvides de tus vestidos: hoy en día existen medias térmicas, así que no te pongas sólo pantalones, los vaqueros son incluso más fríos que algunas medias. Usa tus faldas y vestidos con jerseys y chaquetas para tener más variedad de conjuntos en tu día a día.
  • Cuida tu piel y tu cabello: porque con el frío están más expuestos, procura hacerte una mascarilla facial una vez a la semana, e hidrata tu cabello tanto o más que en verano.

Ya lo ves, ¡es fácil! Sólo necesitas un poco de ganas, esa fuerza para sobreponerte al frío y la pereza, y estar igual de guapa en invierno.

Te espero en mis redes sociales, estoy en Facebook e Instagram dando trucos y consejos cada día, ¡no te los pierdas!

Un abrazo,

Sara

Cómo visten las personas exitosas

Cómo visten las personas exitosas

Para tratar de entender cómo visten las personas exitosas, primero deberíamos dejar claro qué es una persona exitosa.

Escribo este post en este momento muy inspirada por el libro de Víctor Martín, Desata tu éxito, que me está gustando mucho y que francamente te recomiendo, hagas lo que hagas en tu vida.

Víctor Martín, especialista en Marca Personal, tiene un podcast en el que entrevista cada semana a diversos invitados, y siempre les pregunta qué es para ellos el éxito. Según cuenta en su libro, cada invitado da una definición diferente de la palabra éxito, y ninguno de ellos lo relaciona con el dinero.

Ahora te explico qué es para mí el éxito:

  • Tiempo: para estar con mi familia y amigos, poder viajar y hacer las cosas que me gustan (como ver series o escribir)
  • Estabilidad profesional: poder vivir de lo que me gusta, de lo que he estudiado, para lo que estoy preparada y me motiva, me hace inmensamente feliz
  • Reconocimiento: que me digáis que lo que hago os sirve, que sois personas diferentes después de trabajar conmigo, que os sentís más plenas y seguras, es mi mayor éxito profesional

Ahora te toca a ti reflexionar sobre qué es el éxito y quiénes son para ti personas exitosas. Piensa en tu entorno cercano, y también en otras que sean “famosas”, y fíjate en cómo se visten:

  • Su imagen tienen una coherencia: eso no quiere decir que tengan un uniforme (aunque verás en mis ejemplos que puede ser así), pero sí tienen elementos que se mantienen en todos sus looks y que son fácilmente reconocibles. Fíjate por ejemplo en la imagen de Michelle y Barack Obama, ellos siempre se caracterizan por la sobriedad, la elegancia y la sencillez.

exitosas

  • Su estilo es auténtico: sí, la gente exitosa no copia, es auténtica. A veces, puede resultar rara o extravagante para algunas personas. Otras veces, la ropa se utiliza simplemente como una herramienta que no distraiga del mensaje que se quiere dar, y como un uniforme que sea muy fácilmente reconocible. Eso era exactamente lo que hacía Steve Jobs, que con sus vaqueros azules, jersey negro y zapatillas no necesitaba nada más para convertirse en uno de los hombres más exitosos en su área de trabajo.

exitosa

  • Visten con mucha seguridad: reconocerás a la gente exitosa porque van por la calle pisando fuerte. La postura corporal dice mucho de lo que estamos sintiendo en cada momento, y te aseguro que el éxito está muy relacionado con la confianza y la seguridad en uno mismo. Por eso, verás a las personas exitosas defienden perfectamente cada prenda que lleven, no sentirán vergüenza ni inseguridad, sus hombros estarán bien colocados hacia atrás, la barbilla estará alta y el pecho fuera (todo esto de la manera más natural posible). Beyonce tiene un estilo muy particular, pero la verás muy segura tanto en un vestido súper elegante como en un chándal.

exitosas

 

¿Qué te han parecido estas ideas sobre cómo viste la gente exitosa? A simple vista, no parece muy difícil de hacer, ¿verdad?

Pues ahora te digo que, además de no ser difícil, te aseguro que si comienzas a vestir como una persona exitosa, te acabarás convirtiendo en una.

Como te he dicho, para cada persona el éxito es una cosa. Piensa en qué significa el éxito para ti, y comienza a vestirte para conseguirlo. Es una acción sencilla y fácil, pero que te dará grandes resultados.

Y no, las personas exitosas no tienen por qué gastarse mucho dinero necesariamente en ropa. De hecho, en su armario encontrarás muchas más piezas básicas pero muy útiles que en tu armario, ¡así que no hay excusas!

COMO VISTO YO PARA SER UNA MUJER EXITOSA

exitosa

Como te puedes imaginar, yo pongo en práctica todos estos consejos desde hace tiempo, y te puedo asegurar que cambiar mi forma de vestir ha cambiado también mi forma de afrontar los problemas y de caminar por la vida.

Conozco mi cuerpo, sé cuáles son mis puntos fuertes y sé con qué tipo de prendas me identifico y cuáles son las que mejor comunican mi forma de ser y el mensaje que os quiero hacer llegar.

Con todos esos ingredientes… ¡es imposible fallar! Así que sí, me siento exitosa y feliz, no lo puedo negar.

Si tú también quieres sentirte como yo, te animo a que me escribas y charlemos sobre cómo puedes alcanzar tus objetivos a través de tu imagen. De una forma fácil y divertida, podrás ver cambios tanto por fuera como por dentro. ¿Tienes ya mi correo? Es contacto@sarapellicer.com, ¡te espero!

Un abrazo,

 

Sara

Cinco claves para salir bien en las fotos

Cinco claves para salir bien en las fotos

Cuantas veces me dicen que salgo muy bien las fotos. Eso no quiere decir que sea más o menos guapa, simplemente tengo naturalidad. Por eso, hoy quiero compartir contigo mis cinco claves para salir bien en las fotos.

Te aviso de que si le pones empeño a la lección de hoy, vas a notar mucho cambio, ¡yo desde luego lo he hecho!

Muchas veces en la vida tenemos que enfrentarnos al flash de la cámara. Puede ser por trabajo, o por una cita personal o familiar. Y es una situación que a muchas personas les genera ansiedad y ganas de salir corriendo.

Es normal, muchas veces cuando miramos la foto que nos ha hecho, decimos: ¡esa no soy yo! ¿Por qué habré puesto esa cara?

Estoy segura de que algunas de las claves para salir bien en las fotos te van a sorprender, pero hazme caso, a mí me han funcionado:

  • Sé natural: cuanto más intentes esforzarte por salir bien, peor saldrás. Actúa con naturalidad, e intenta tener confianza con la persona que tienes enfrente. Si no conoces al fotógrafo, pídele a algún conocido que se ponga a su lado. No te preocupes ni te pongas tenso, es sólo una fotografía, y si a la primera no sale bien, se puede repetir.
  • Ten seguridad y confianza en ti misma: si ya acudes a la cita pensando que vas a salir fatal, que no eres nada fotogénica y el mal rollo que te da que te saquen fotos, el resultado va a ser nefasto. Cuanto más te conoces, más posibilidades tienes de salir bien en las fotos. Busca tus puntos fuertes, es fundamental que los saques a relucir cuando vayan a hacerte las fotos. Para que me entiendas mejor, te contaré que mis punto fuerte es mi sonrisa, por eso casi casi siempre me verás sonriendo en mis fotos.

salir bien en las fotos

Foto de Henry Fabián

  • Cuida tu postura corporal: esta clave está muy relacionada con la anterior. Si estás segura de ti misma y de tu cuerpo, tu postura será más erguida. Si no,  lo más normal será que tus hombros se vayan hacia delante y te hagas muy pequeña. Coloca bien los hombros hacia atrás, pon la barbilla recta y mira a la cámara con seguridad. ¡Y no te coloques de frente! Mejor, ligeramente ladeada, pero tampoco del todo de perfil.
  • Ponte ropa con la que te sientas bien: de poco te sirve disfrazarte, vestirte muy arreglada, maquillarte en exceso, si en realidad no es tu rollo. Piensa en los colores que te favorecen, las prendas con las que te encuentras cómoda y que se adapten bien a tu cuerpo.

salir bien en las fotos

Foto: Henry Fabián

  • Practica frente al espejo tus mejores expresiones: es uno de los principales problemas que tenemos al hacernos fotos, nuestra expresión. La boca se nos pone rara, cerramos los ojos, nuestra mirada parece perdida… Para mejorar la expresión de nuestras fotografías, deberemos practicar diferentes caras, sonrisas, miradas… Tantas veces como sea necesario. También puedes probar a poner la cámara de tu móvil en automático, y dejar que te saque fotos mientras vas probando, así verás cómo va mejorando el resultado.

¿Qué te han parecido mis trucos? Lo bueno que tienen es que son muy efectivos, y lo malo, que para que por fin salgas bien en las fotos tienes que esforzarte, ser consciente de tu cuerpo y tu expresión, y practicar, practicar y practicar.

¡Espero haberte ayudado!

Un abrazo,

Sara