Día a día

sara-pellicer-fondo-de-armario

 

Me imagino tu armario como ese cajón de sastre donde todo entra pero nada sale. Donde las camisas se mezclan sin control con los cinturones, las chaquetas con los calcetines y los vaqueros con las bragas.
Sé todo esto porque no hace tanto, mi armario era igual que el tuyo. Compraba por impulso muchas prendas que luego nunca me ponía y, sin embargo, me faltaban ropa básica para conjuntar en mi día a día.

Ahora ya sé que, en el armario, menos es más si sabes lo que necesitas y cómo combinarlo.
No podrás creerte que, con un poco de orden y comprando más con la cabeza que con el corazón, tu armario será un templo de paz y sabiduría estilística.

 

Tocaré tu armario con mi varita mágica y lo ordenaré con mis consejos sobre qué prendas comprar