¡Cómo ha cambiado mi forma de comprar desde que soy asesora de imagen! Y mucho más desde que descubrí este truco para ahorrar comprando ropa.

Mi último cambio de armario dio mucho de sí, y además de aprender a tirar mi ropa, saqué en claro que la mayoría de mi ropa la había comprado por impulso, y que, por eso, cuando la sacaba de su escondite la temporada siguiente, ya no me gustaba.

Me había hecho muy feliz el día que la compré, probablemente ese mes me la puse un par de veces y luego… se perdió en el cajón con el resto de sus amigas, las prendas que no volvería a ponerme más.

Así que, el día de mi cambio de ropa, pensé: ¿qué prendas necesito realmente? ¿Podría ahorrar comprando sólo la ropa que necesito?

 

ahorrar comprando

Y sí, hice una lista, mi lista de la compra. En mi caso, está compuesta por las siguientes prendas:

  • 2 jerseys
  • 1 pantalones de arreglar
  • 1 falda negra
  • 1 top para salir de noche
  • 2 pares de medias no muy tupidas
  • 1 zapatos con tacón pero cómodos
  • 1 botines de tendencia
  • 2 camisas

De esa manera, no sólo estoy ahorrando dinero, también tiempo. Cuando voy a las tiendas, voy directa al grano, buscando justo lo que necesito. Por supuesto, también miro trapitos, ¡con lo que a mí me gusta! Pero no preocupo si no encuentro nada que me guste, o si dudo entre una prenda u otra, porque lo tengo claro.

Ya tengo bastantes de las prendas que apunté en mi lista, y la verdad  es que me siento fenomenal. No tengo esa ansiedad de: “odio mi armario, necesito ropa nueva”, porque me encanta la que tengo, me combina con un montón de prendas de las que ya tenía, y me favorecen muchísimo.

Yo tenía muy claro cómo ahorrar comprando con mi lista de la compra, pero quizás para ti no sea tan fácil.

Si necesitas mi ayuda, no tienes más que pedirla. Haré una lista de la compra especial para ti, pensada según tus necesidades, y ya verás qué fácil te resulta salir de compras ahora.

Ahora, te pido un favor: si te ha gustado el post, comparte para que este truco llegue a cuantas más personas mejor.

¡Un beso enorme!

Sara