Nadie puede negar la importancia de la imagen en el mundo de las ventas. Da igual si el negocio se desarrolla de forma presencial o únicamente online, la imagen que elijan las personas que den la cara para cerrar una venta será crucial a la hora de conseguir el objetivo.

Es un proceso de compra, la confianza es fundamental. No le damos nuestro dinero a cualquiera, y esta sensación se acrecienta en la compra venta de servicios. Cuando vas a comprar un producto, te preocupas de que funcione, de que cumpla tus expectativas, de que tenga garantía, y por supuesto, te fijas en la persona que te lo explica, porque de él dependerá que todas las características del producto te parezcan fiables. Cuando compras un servicio, debes confiar plenamente en la persona que te lo vende, porque no disfrutarás del servicio hasta después de contratarlo, y a veces, dar ese paso no es sencillo.

imagen y ventas

La imagen va a ser determinante en que ese proceso de compra venta se realice con éxito, así que conviene tener en cuenta estos aspectos:

  • No te olvides de quién es tu cliente: debes adecuar tu imagen o la de tu equipo al público al que se dirige. Cada persona necesita que nos comuniquemos con ella de una forma, y no será lo mismo vender productos o servicios a un restaurante que a una entidad pública, así que piensa siempre antes de preparar esa reunión en la persona a la que vas a ver.
  • Cuidado con los nervios: pueden jugar muy malas pasadas, sobre todo porque, aunque se tenga muy controlado el discurso, la comunicación no verbal va a mostrar unos nervios que se pueden traducir en desconfianza. Es normal estar nervioso de cara a cerrar una venta, pero debes controlar lo máximo posible las manos, cabeza, cara y hombros para que se perciba lo menos posible.
  • La primera impresión es lo que cuenta: es posible que tu cliente no te de una segunda oportunidad, así que cuida tu primera impresión. Sonríe, saluda de forma firme (pero sin hacer daño), y muéstrate abierto y dialogante. Habla con calma y expón tus puntos de vista con claridad.

imagen y ventas

  • Limpieza y orden: siempre son importantes, pero en la venta, más que nunca. Cuida que toda tu ropa esté limpia y bien colocada, que tu olor corporal sigue bajo control y que tu cabello está en su sitio.
  • Mantén la coherencia: tu imagen o la de tu equipo debe tener coherencia respecto a lo que vendes, y también respecto al resto de tus comunicaciones: web, redes sociales, correo… De nada sirve que te vistas de traje para cerrar una venta si el resto de tus comunicaciones las haces en camiseta y pantalones vaqueros. Crea una estrategia de imagen y comunicación global, que incluya también tu web, redes sociales, comunicación interna y externa para que exista una coherencia y se genere confianza.

¿Qué te parece? ¿Pones en práctica algunas de estas claves cuando vas a realizar una venta?