Seleccionar página

¡Son tantas las cosas que hay que tener en cuenta! Y las mangas de tu vestido de novia son una de ellas.

Tanto si has decidido llevar un vestido palabra de honor como si prefieres tapar tus brazos, toma nota de estas recomendaciones.

Te vendrán genial si decides buscar tu vestido de novia por tu cuenta.

Ya sabes que, si después de leer este post, quieres que te ayude, sólo tienes que ponerte en contacto conmigo.

¿QUÉ MANGAS ELIJO?

La elección de las mangas de tu vestido de novia dependerá de la temporada del año, del tipo de escote del vestido, y del interés que tengas en mostrar o disimular los brazos.

A los brazos anchos, les favorecen las siguientes mangas:

  • Francesa: llega hasta el codo, por lo que la podemos utilizar tanto en invierno como en verano. Encaja perfectamente con los escotes caja o barco.
  • Manga larga: muy elegante, estilizará el brazo si se lleva sin ceñir. Más indicado para bodas de tarde o noche. Te hará parecer más alta.
  • Mangas holgadas, como la kimono, la bombacha o la campana. La campana además te estilizará la figura.

las mangas de tu vestido de novia

Vestido con manga francesa de Pronovias 

las mangas de tu vestido de novia

Con manga campana, de Yolancris

Para los brazos finos, las mangas más favorecedoras son las que tienen un poco de holgura, pero sin ser demasiado anchas.

Otros tipos de mangas que veremos en los vestidos de novia son:

  • Farol: lleva vuelo desde el hombro, y se recoge en un puño. Te sentará bien si eres de tipología delgada. Te ayudará a disimular el pecho grande.
  • Ranglán: compuesta por una sola pieza desde el cuello hasta el brazo. Genial si tienes la espalda ancha.
  • Japonesa: de corte fluido y oriental.
  • Montada: es la más habitual, está cosida al hombro y puede ser corta o larga.

las mangas de tu vestido

Vestido con manga farol de Franc Sarabia

¿Qué te parece? ¿Te habías parado a pensar en las mangas de tu vestido de novia?

Como ves, son muchos detalles a los que prestar atención, pero tranquila, aquí me tienes para que no te sientas sola en este camino que en ocasiones puede volverte loca.

Un fuerte abrazo,

Sara