Sara Pellicer

Grabar vídeos: di no a la improvisación

Grabar vídeos: descubre cómo hacer que triunfen

La improvisación es una técnica de oratoria e interpretación que, bien utilizada, puede conseguir que tus vídeos se distingan por su frescura y espontaneidad. Pero improvisación no es lo mismo que falta de planificación al grabar vídeos y ambas cosas nunca deberían ir de la mano si quieres triunfar con este formato.

El vídeo, lejos de pasar de moda, es una tendencia cada vez más al alza. Por lo tanto todos los negocios que quieran triunfar con su comunicación, atraer clientes potenciales y crear una comunidad que los acabe convirtiendo en clientes fieles y comprometidos, tienen que incluir el vídeo en su estrategia de contenidos. Pero eso sí, no de cualquier manera.

¿Quieres saber por qué no deberías improvisar al grabar vídeos y cómo prepararlos para que enamoren a tus espectadores?

Pues no te pierdas el artículo que he preparado hoy para ti.

Por qué no deberías improvisar la planificación a la hora de grabar vídeos

Esto es algo que nos pasa a todos cuando empezamos a grabar vídeos: decidimos que es ahora o nunca y simplemente nos lanzamos sin más delante de la cámara. Nos ponemos a grabar sin preparar un guión y planificar todo el proceso de grabación y edición.

¿Y sabes qué ocurre entonces? 

  • Dudas porque el mensaje que quieres transmitir no está trabajado y, por lo tanto, tu mente no reconoce una estructura clara que te permita dar fluidez al discurso.
  • El vídeo se hace repetitivo porque vuelves una y otra vez sobre la misma idea.
  • En consecuencia, se alarga indefinidamente hasta que terminas despidiéndote por agotamiento o porque ya no se te ocurre qué decir
  • Tus espectadores se aburren y no se quedan hasta el final del vídeo. En consecuencia, tu engagement cae.
  • Pierdes el hilo de lo que estás contando porque tu foco está en encontrar las palabras adecuadas.
  • Tardas más en grabar, porque cada vez que algo se te olvida, dudas o te equivocas tienes que parar y empezar de nuevo.
  • En consecuencia, el trabajo de grabación se eterniza y acabas dejando de grabar por pereza.
  • Las tareas de edición se hacen interminables: Además de incluir transiciones, subtítulos, etc, tienes que recorrer el vídeo una y otra vez para encontrar todos esos puntos donde has dudado o te has equivocado. Te aseguro que se tarda mucho más en hacer esto que en editar un guión si tienes que cambiar una línea, un párrafo o una idea. 
  • Es posible que se te ocurrirán ideas para otros vídeos o para mejorar el que estás haciendo durante la grabación y no podrás anotarlas (o sí, parando y volviendo a empezar, con lo que eso conlleva). Así que lo más probable es que se te olviden y acaben desaprovechadas.

Así que a partir de hoy, y ahora que ya sabes por qué improvisar no debería ser nunca tu primera opción a la hora de grabar un vídeo, ¿qué te parece si te cuento mis recursos para hacer guiones de vídeo que enamoren a tu público?

Cómo grabar vídeos que triunfen… los publiques donde los publiques.

Si quieres desterrar de tus vídeos esa improvisación que se nota forzada y que viene de la falta de planificación para empezar a crear vídeos que enamoren, he preparado para ti algunos de mis mejores trucos

Así que ve ahora mismo a por tu mejor libreta para anotarlos y empieza a crear vídeos que impacten desde ya: 

Elige los mejores temas

Y es que no para grabar vídeos que enamoren no vale con hablar de lo primero que se nos viene a la cabeza.

Es muy importante hacer un buen brainstorming para detectar los temas más interesantes y que sean capaces de aportar un valor real a tu público: que inspiren, ayuden, entretengan o enseñen.

Y una vez con tu lista en las manos, recuerda ser muy específico: Si decides hablar, por ejemplo, de todo lo que sabes sobre moda, tu vídeo acabará siendo demasiado largo y denso y el público acabará por desconectar. 

Pero si escoges analizar una tendencia de moda para esta temporada podrás profundizar y conseguirás más retención de tu audiencia. Por lo tanto te resultará mucho más sencillo posicionarte como referente en tu sector.

Redacta un guión (o contrata a un redactor digital para que lo haga)

Y recuerda que hacer un guión no es solo sentarse a desarrollar ideas. Se trata de un proceso en el que todas las fases son de gran importancia conseguir un texto redondo: 

  • Empieza por una presentación: cuéntale a tu público de forma breve y dinámica quién eres, cómo le ayudas y para qué estás hoy con ellos.
  • Incluye una frase gancho: tienes que conseguir que tus espectadores sigan viéndote pasados esos primeros segundos de presentación. 
  • Haz un pequeño resumen de lo que vas a contar. Así el público sabrá qué temas vas a tratar y podrás dejarles expectantes. Además, puede servirte como escaleta para no tener que leer el guión completo mientras grabas.
  • Desarrolla, de forma detallada, los puntos que has decidido incluir en tu vídeo. Aunque no se trata de que te aprendas el guión de memoria, te quedarás con la idea y después solo tendrás que hacer una lectura rápida antes de empezar a grabar para refrescar los conceptos. 
  • Cuenta una historia. Las historias llevan atrapándonos durante millones de años y en el siglo XXI no se espera que esto cambie. ¡Tendrás el éxito garantizado!
  • Para acabar, redacta una conclusión en la que resumas de forma breve y concisa el contenido y aportes un último consejo que sirva como colofón final.

Y por último, algunos consejos para darle a tus vídeos el toque maestro

Porque el guión no es lo único para grabar vídeos que enamoren. También hacen falta algunos recursos que a veces olvidamos tener en cuenta y pueden marcar la diferencia con nuestros vídeos.

  • Cuida los detalles técnicos: asegúrate de tener una buena iluminación, un buen sonido y un entorno agradable como fondo para tus vídeos.
  • Mantente positivo: Roma no se hizo en una hora y el vídeo perfecto es cuestión de planificación, pero también de práctica. Los primeros vídeos siempre son los nos parecen más difíciles, pero verás que con constancia te resultará cada vez más sencillo y estarás más contento con el resultado. 
  • No te compares con otras personas que ya lo han conseguido: Si piensas que nunca podrás hacer vídeos tan buenos como otras personas, acabarás tirando la toalla. Pero si te enfocas en todo el valor que puedes aportar te sentirás seguro, confiado y mucho más relajado.
  • Y, sobre todo, disfruta: cuando haces las cosas desde el disfrute o desde la obligación tu cuerpo, tu cara y tus gestos lo transmiten, así que… ¡vívelo!

Grabar vídeos que impacten es todo un arte, sí, pero, como has podido ver, es un arte muy sencillo de dominar, solo hay que tener en cuenta algunas sencillas claves.

¿Qué otras recomendaciones harías tú a las personas que quieren lanzarse a utlizar el vídeo en su comunicación?

1 comentario en “Grabar vídeos: descubre cómo hacer que triunfen”

  1. Roxana White

    Muchas gracias Sara por orientarme a pesar de no haber podido acceder a tu curso de Redactor Digital. Mi situación económica está igual y por eso no pude hacer el curso.
    Muchas gracias por tu amistad y ayuda. Mejorar para llegar a mis lectores y quien sabe un día a mis futuros clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.