Quiero ser tu hada madrina

Quiero ser tu hada madrina

Me encantaría que me dejaras ser tu hada madrina. Eso implica que tú serías mi Cenicienta, pero no te preocupes, el cuento ha cambiado mucho.

En esta nueva versión del clásico de los hermanos Grimm, Cenicienta no es una huérfana que vive con sus malvadas madrastras y hermanastras.

Tampoco es rescatada por un príncipe azul, y no pierde ningún zapato en su huida.

Cenicienta trabaja en una oficina de 9 a 6 de la tarde. Antes de eso, ha llevado a los niños al colegio y ha dejado la casa limpia y arreglada.

Es una mujer que realiza un trabajo muy valioso, aunque en muchas ocasiones no se lo reconocen ni su jefe ni sus compañeros. No siempre se siente realizada profesionalmente, y le gustaría comenzar un nuevo camino.

Esta nueva Cenicienta no se mira mucho en el espejo, porque tiene complejos. No le gusta mucho su cuerpo, y se tiñe el pelo en casa.

Cuando abre el armario, duda durante un buen rato sobre qué prendas elegir. No porque tenga mucha ropa, si no porque no sabe cómo combinar la que tiene, y siente que siempre va vestida igual.

Sus zapatos no son precisamente de cristal, y los tiene desgastados de correr detrás de los niños.

Tú, mi Cenicienta, necesitas un Hada Madrina. ¿Recuerdas el Bibidi Babidi Bu de la película de Disney?

Eso es justamente lo que quiero decirte a ti. En este caso, no nos harán falta ratones, pero sí usaremos mi varita mágica.

Con ella, conseguiré que vuelvas a confiar en ti misma. Vas a volver a quererte, a mirarte en el espejo y decir: me siento bien, me gusta lo que veo.

Verás tu ropa y dirás: “es justo lo que siempre he querido llevar, esta ropa expresa exactamente quién soy yo en realidad”.

Lo mejor de mi truco de magia es que no te dará como premio a un príncipe, si no tu dignidad. No te desharás de una madrastra que te hacía sufrir, si no de un pasado lleno de inseguridades.

Y, como bonus final, a las 12 de la noche no volverás a ser la mujer acomplejada que eras.

Este no es un favorcito de una noche. No voy a hacerte un rápido cambio de look que luego no sabrás reproducir en casa.

Como tu auténtica hada madrina, conseguiré que tu cambio sea permanente, y no sólo por fuera, también por dentro.

¡Y lo feliz que me hace ser hada madrina! ¡Cómo me gusta ver la sonrisa de mi Cenicienta del siglo XXI!

Y a ti, ¿te gustaría formar parte de mi cuento?

Nadie debería llorar en el probador de Zara

Nadie debería llorar en el probador de Zara

Me llegan historias de mujeres normales (¿qué es normal, de todas maneras?) que entran a Zara y salen con la moral por los suelos. Y eso no puede pasar. Porque no, nadie debería llorar en el probador de Zara.

Sales de casa, poco animada ya, porque sabes lo que te espera…

Sabes que con una talla 42, lo tienes difícil para encontrar ropa que te guste.

¿Con una talla 42? ¿En serio? Ya me parece terrible que te pase con una talla 46 o 48, y que estés súper limitada para encontrar tiendas bonitas y a buen precio, pero con una talla 42 ya es algo que no deberíamos permitir.

¿Qué es lo que nos están diciendo? ¿Qué significa para miles de mujeres que entres a una tienda de las consideradas “normales” y no encuentres pantalones más allá de la 40? Significa que al mundo de la moda no le parece aceptable que lleves una 42, es así. Su ropa no está pensada para ti.

Sí, en su web sí tienes todas las prendas hasta esa talla, pero el hecho de llegar al probador, intentar meterte en una talla 40 por el hecho de no salir de allí sin probarte nada, y acabar llorando, no tendría que pasarte, déjame decirte que no es normal.

A la última clienta a la que le ocurrió esto, la llevé a Violeta. Al contrario de lo que se piensa, no es una tienda de tallas grandes, si no una tienda de tallas normales, cortes cómodos y que se adaptan muy bien a cualquier tipo de silueta.

llorar en el probador de Zara

A la izquierda, modelo de Violeta. A la derecha, de Zara

Con todo, Violeta tampoco es perfecta, porque nos priva a las que tenemos menos de una talla 40 de vestir sus modelos, pero abre una gran gama de posibilidades en las que puedes encontrar tu estilo, verte guapa, sentir que tienes derecho a llevar prendas de tendencia y a entrar en un probador y sonreír.

Sé que es difícil, que este post no va a cambiar las costumbres de la industria de la moda, pero sí quiero que te llegue mi mensaje: estás genial, eres genial, así, con tu talla, sea cual sea, y tienes derecho a vestirte como te de la gana.

No quiero que vuelvas a pensar que alguien no te permite ser como tú quieres ser y expresar tu mensaje con la ropa que tú quieras.

Sé que es difícil, pero también sé que eres valiente, y que vas a luchar por lo que quieres.

Y si no estás segura de que vayas a ser capaz, cógete de mi mano, yo te guío en este camino y te ayudo a superar los obstáculos.

Y te pido un último favor: no vuelvas a llorar en el probador de Zara.

 

Un fuerte abrazo,

Sara

 

Descubre por fin cuál es tu sujetador ideal

Descubre por fin cuál es tu sujetador ideal

¡Qué guerra nos llevamos para encontrar nuestro sujetador ideal!

¿Hay algo más difícil que dar con la talla y la copa perfectas?

Para poner solución a este problema, he querido buscar a una experta en sujetadores, sobre todo para tallas grandes.

Es Raquel García, de GranLenceria.es , una tienda especializada en sujetadores y bikinis para aquellas a las que más les cuesta encontrar uno. 

¡Espero que te sirva y te guste!

¿QUIERES SABER QUÉ SUJETADOR DEBES USAR?

  • ¿Cómo podemos estar segura de cuál es nuestra talla correcta?

Realmente es muy fácil, debemos fijarnos en estos 4 puntos.

  • La espalda debe quedar en línea con la parte baja delantera, si se sube o se baja ya no llevas la talla que necesitas y eso hará que el peso no se reparta tal y como se ha diseñado, por lo que provocará molestias en los hombros (los apretarás más de lo debido para intentar que el pecho no caiga) y aún así la gravedad hará su efecto.
  • El pecho debe quedar completamente dentro de los aros, por lo que hay que meter el pecho que queda bajo la axila dentro del aro. No tiene que salirse ni por arriba ni por abajo, tampoco cuando subes los brazos.
  • Los aros deben apoyar planos contra el cuerpo, tocando el hueso en todo momento. Si te aplasta el seno en algún punto o se separa del esternón ya no está bien.
  • Los tirantes deben caer perpendiculares a la cinturilla, ni más alta ni más baja.

 

sujetador ideal

  • Ayúdanos en esa misión imposible que es escoger la copa correcta de sujetador, ¿cómo lo hacemos?

Lo primero de todo sabiendo cómo debe quedar un sujetador. Cuando tienes una talla un poco especial puede que nunca te hayas probado un sujetador de tu talla y no sabes cómo debe quedar exactamente. Cuando por fin te pruebas un sujetador con una copa que no aprieta provocando un abultamiento, te crees que has dado con tu talla.

Insisto en la importancia de que todo el aro se apoye plano sobre el cuerpo una vez que hemos metido bien el pecho dentro de las copas. También hay que fijarse en que la tela de la copa en la parte superior cubra el pecho sin aplastarlo y crear el efecto doble pecho y sin que sobre tela (ojo, hay ocasiones en que esto se produce porque la densidad de las mamas en la parte superior es bajita y aunque la talla sea correcta quedan arrugas).

Una vez que sabemos cómo debe quedar el sujetador ya podemos escoger la copa correcta. Cuando estás en una tienda física lo ideal es probarte sujetadores hasta que des con la talla (tanto de contorno como de copa) que cumple los 4 puntos anteriores.

Cuando hablamos de comprar online, se complica un poco la elección, pero es posible acertar. Siempre se ha hecho la elección guiándonos del metro, pero la copa depende también de la posición del pecho y la forma, por lo que esa medida se convierte en orientativa. En GranLenceria hemos creado una calculadora con la que calculamos la talla de sujetador ideal de una forma práctica, tal y como haríamos en un bra fitting si te tuviéramos delante, solo que en este caso eres tú quien tiene que contarnos lo que no vemos.

 

  • ¿Qué tipo de sujetador le recomendarías a una chica que tiene mucho pecho para que se sienta más cómoda y segura?

Me alegra mucho que me hagas esta pregunta porque al igual que muchas chicas llevan una talla errónea sin saberlo, también se cree que cuando tienes mucho pecho hay que llevar un sujetador que cubra completamente el pecho y esto no es así.

El tipo de sujetador depende del tipo de pecho que una mujer tiene, independientemente de la talla. Por eso a dos mujeres con la misma talla no les queda igual el mismo sujetador. Esta afirmación es válida tanto para mujeres con mucho pecho como con poco pecho.

Lo que sí necesita una chica con mucho pecho es un sujetador que esté diseñado para soportar ese peso. Los tejidos son mucho más fuertes que los que se utilizan en sujetadores para tallas pequeñas, los aros también son más rígidos a medida que aumenta la copa, los tirantes y la espalda van ensanchando…

Un sujetador es una prenda técnica, por eso su patronaje y diseño están tan estudiados, para que el peso del pecho recaiga en un 80-85% sobre el contorno, las copas ejerzan la presión justa para soportar el pecho sin deformarlo ni aplastarlo y los tirantes soporten el 15% del peso restante.

Volviendo a tu pregunta, cada chica necesita el tipo de sujetador que mejor se adapte a su cuerpo y el tipo de sujetador que mejor se adapte a cada actividad: si se va a hacer deporte es obligatorio llevar un sujetador deportivo, pero si vas a un evento y quieres ir sin tirantes, que sepas que es posible aunque se tenga mucho pecho, lo único necesario es que la talla sea correcta y el patrón el adecuado.

 

  • Y a las que tienen muy poco pecho, ¿cómo pueden encontrar el equilibrio entre confort y elegancia?

Creo que hoy en día las chicas con muy poco pecho están de enhorabuena, los bralettes están muy de moda y aúnan confort y elegancia.

Cada día se reivindican desde más vías el cuerpo natural de la mujer, ya tengas muchas curvas o pocas, el cuerpo es bello si está sano. Sólo hay que aprender a aceptarse y a sacarse partido, pero se lleva ser natural, así que si tienes poco pecho olvida los triples push up, que son incómodos y apuesta por la naturalidad.

 

  • ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un sujetador ideal?

1- Que el sujetador sea de tu talla

2- Que el patrón se adapte a ti

3- La actividad que se va a realizar con ese sujetador y la ropa que se va a llevar: con camisetas quedan mejor los preformados, para deporte o actividad intensa por supuesto los deportivos (existen distintos grados de sujeción en función de la intensidad del deporte que se vaya a realizar), para escotes especiales sujetadores con tirantes desmontables o multiposicionales, para diario cortes  balcony o full cup, para escotes pronunciados sujetadores plunge…

 

sujetador ideal

  • ¿Por qué es tan difícil encontrar sujetadores de tallas grandes bonitos y qué podemos encontrar en tu tienda?

La verdad es que fuera de España no es difícil, ya a principio de los años 40 Ida Rosenthal estipuló hasta la copa D de sujetador y en España hasta hace 20 años era dificilísimo encontrar una copa C.

En GranLenceria nos hemos especializado en lencería para mujeres con mucho pecho, tanto con contornos pequeños como grandes. En nuestra tienda puedes encontrar todos los tipos de sujetadores que una mujer necesita, tenemos desde los modelos más básicos a los estampados más alegres. Sujetadores escotados, deportivos, sin tirantes, de lactancia, multiposicionales, corpiños… desde la talla 75 a la 135 y desde la copa D a la S (aunque también hay algún modelo en copas más pequeñas) dependiendo de las tallas.

También tenemos trajes de baño, y una cosita muy importante, en los bikinis y tankinis las braguitas y las partes de arriba se venden por separado, porque el cuerpo de la mujer no sigue unas medidas estándar, de esta manera llevarás tu talla tanto arriba como abajo, que ya está bien eso de que como tienes mucho pecho la braguita es 3 tallas más grande de lo que necesitas. Además la mayoría de las colecciones tienen varias piezas, de esa manera si te gusta un estampado puedes elegir el tipo de sujetador que mejor te sienta con la braguita que más te guste.

  • Cuéntanos tu historia, ¿por qué decidiste abrir Gran Lencería?

Cuando fui mamá decidí dar una vuelta de tuerca a mi vida laboral para poder conciliar y coincidió la búsqueda de ese nuevo futuro con la compra de un bikini. Yo ya había descubierto mi verdadera talla de sujetador y desde que lo hice siempre compraba la lencería cuando viajaba al extranjero o en webs inglesas, en ese momento pensé que no sería la única española con el mismo problema y pensé que acercar los sujetadores de tallas grandes con diseños bonitos a casa de las chicas de este país podía funcionar. En ese momento amplié mi guerra personal contra los sujetadores de abuela (que te cuestan una pasta y te los arreglan en las corseterías de todas la vida, con lo que ya no cumplen los parámetros para los que se diseñaron) a todas las chicas que me van conociendo.

Desde el día que abrí la tienda mi objetivo se centra en ayudar a las españolas a descubrir su verdadera talla de sujetador, para que se acaben las molestias y aumente la autoestima, especialmente a las adolescentes, para que no crezcan con un complejo que se puede evitar con el sujetador adecuado.

  • ¿Qué les dirías a las chicas que están en tu misma situación?

Que no tengan miedo a comprar por internet y busquen hasta encontrar un sujetador de su talla. A partir de ese momento se verán mucho más guapas, ganaran seguridad en si mismas, empezarán a desparecer complejos, las pesadillas al comprar sujetador o bikini y las ganas de operarse.

Parece mentira lo que te puede cambiar la vida un sujetador de tu talla cuando tienes mucho pecho. De hecho, lo veo escrito y suena exagerado a rabiar, pero es la realidad.

 

¡Gracias Raquel!

 

Y a ti, ¿qué te ha parecido? ¿Crees que ahora te será más fácil comprar tu sujetador ideal?

Si aún tienes dudas, te recomienzo que te suscribas a la página de granlencería.es.

Suscríbete aquí mismo y recibirás su calculadora en tu email. 

Un fuerte abrazo,

 

Sara

 

¿Quieres verte diferente con tus looks de cada día?

¿Quieres verte diferente con tus looks de cada día?

Es una de las preguntas que más me haces en los talleres y en las redes sociales: quieres verte diferente con tus looks.

Estás cansada de que parezca que vas siempre igual vestida, y no significa que tengas un estilo muy definido, si no que no sabes cómo combinar las prendas que tienes para que creen looks atractivos.

Ya te aviso que para crear conjuntos más originales no hace falta tener mucha ropa, si no saber sacarle partido a la que ya tienes en el armario.

Eso sí, los complementos sí van a jugar un papel muy importante. Si aprendes a utilizarlos, verás qué rápido puedes verte diferente con tus looks.

MIS TRUCOS PARA QUE TUS LOOKS PAREZCAN MÁS ORIGINALES

verte diferente con tus looks

No, este look no es casual, si quieres tener estilo, tendrás que trabajar en ello 

  • Ponte cada día un complemento nuevo y sorprendente. Los pañuelos, collares, pendientes… aportan sofisticación a nuestros looks. Son perfectos para los conjuntos más básicos, sin muchos estampados. Imagínate cómo cambia un outfit en el que llevas unos pantalones vaqueros y un top de color liso, si le añades un fular estampado y de colores vibrantes, aquellos que más favorezcan a tu cara. Y piensa que, por cada complemento diferente que utilices, tendrás un look totalmente nuevo.
  • Echa cuentas: una prenda inferior, tres prendas superiores. Elige pantalones y faldas de colores y tejidos básicos, y juega a aportar color y originalidad en tus camisas, camisetas y tops.
  • Prepara tu ropa de cada día la noche anterior. Porque si esperas a por la mañana para decir qué ponerte, cogerás lo primero que encuentres y así no hay manera de conseguir un look chulo. Mira la predicción del tiempo y tómate el rato que necesites para elegir cuidadosamente cada prenda. ¡Notarás el cambio!

verte diferente con tus looks

Con prendas básicas también puedes conseguir looks muy originales

  • Pon orden en tu armario. Es la única forma de ver todo lo que tienes, y sacarle el máximo partido. No querrás descubrir al final de las temporada que allí, escondida bajo varias chaquetas, estaba esa camisa que te hubiera sacado de más de un apuro, ¿verdad?
  • Trabájatelo. El estilo no es casual, no llega sólo. Ya sé que hay días que no tienes ganas de ponerte guapa, pero si sigues estos sencillos pasos te costará menos, y la satisfacción será mayor. 

¿Qué te parece? ¿Te ves capaz de ponerlo en práctica? Si crees que, aún así, te parece difícil, siempre puedes pedirme ayuda, estaré encantada de guiarte en el camino.

 

Un fuerte abrazo,

 

Sara

El gran cambio de Nuria

El gran cambio de Nuria

Conocí a Nuria en uno de los talleres que hice en Sommes Démodé. Poco después, tuve la oportunidad de participar en su cambio que, por supuesto, no fue solo exterior.

Nuria dudaba, dudaba mucho. Y no es algo extraño. No sabía qué prendas le quedaban bien a su cuerpo, ni cómo sacarse el mejor partido.

Eso sí, en cuanto dio el paso para hacer su cambio, ha sido una de las clientas más aplicadas que he tenido.

Ella optó por contratar un servicio de Asesoría de Imagen Online, que después completamos con un Fondo de Armario presencial.

Así, conseguimos renovar su ropa por otras prendas que iban mejor para su cuerpo, y para su vida personal y profesional, y aprendió a combinarlas con las que ya tenía en su armario.

cambio

He querido que sea ella misma la que os cuente su experiencia, porque la ha vivido de una forma muy intensa.

Yo, que conozco su antes y su después, se lo noto en la cara. Está mucho más relajada y más sonriente.

Está más segura de sí misma y de su cuerpo. Se nota que se quiere y que pisa con fuerza.

En tres sencillas preguntas y sus respuestas, entenderéis perfectamente qué supone un proceso de asesoría como el de Nuria.

  • ¿Cómo te sentías respecto a tu cuerpo, tu ropa y tu estilo antes de conocerme?

Me sentía que no aprovechaba la ropa que tenía y que tenía alguna que no me ponía y no me atrevía a sacarla fuera de mi armario.

No sentía que tuviera estilo y deseaba tenerlo con todas mis fuerzas. Sentía que no sabía ir de compras y que muchas veces cosas que me compraba nunca me las ponía y no entendía por qué.

También me sentía insegura con la ropa que llevaba y que no acertaba con los looks ni con los complementos. Me sentía perdida como un pulpo en un garaje.

Me sentía triste muchas veces porque no conseguía sentirme nunca bien de cómo vestía y no me sentía bien con mi cuerpo, lo escondía.

cambio

  • ¿Cómo te ayudó este proceso en el que tuve el placer de acompañarte? 

Después de este servicio me he dado cuenta que la ayuda de un profesional en imagen personal ha significado para mi una gran decisión y un antes y un después en mi vida.

Te puede aconsejar una hermana o una madre, pero que sea una persona externa, es una gran ayuda, porque muchas veces te juzga menos y tiene la información que necesita, nada más.

Además que contratar este servicio te da claves profesionales para evolucionar y vestir de la forma más adecuada en todo momento de acuerdo con tu personalidad, sintiéndote bien en todo momento.

La gran profesionalidad, respeto, psicología, confianza y buena fe de Sara Pellicer ha sido decisivo para que haya aprendido a mirarme y descubrirme: veo más la ropa que tengo y entiendo qué ropa comprar en función de lo que me favorece.

¡Por fin he visto que tengo un cuerpo estupendo y una gran silueta en forma de triangulo! (eso aunque pierda kilos seguirá siendo mi silueta :))

Ha sido el dinero más rentable de mi vida. Ojalá me hubiera decidido antes a usar este servicio. Ahora cuando voy de compras al conocer más mi cuerpo compro de forma más responsable y sabiendo lo que compro además que disfruto, algo que antes me suponía un problema. ¡He ido sola feliz!

Me veo con más estilo, con mi propio estilo y sobre todo entendiendo también cómo combinar los looks dependiendo del momento (evento, reunión de trabajo, cena con amigas…)

También arriesgar y probar este servicio, con recomendaciones de ropa que yo nunca antes hubiera dicho que me hubiera puesto, ha sido maravilloso. He conocido a otra Nuria mucho más feliz, divertida y estilosa. ¡Esa también soy yo!

Y sobre todo me he atrevido a ser yo, que es lo más importante. Estoy profundamente agradecida.

¿Por qué recomendarías mi ayuda a otras chicas en tu misma situación?

Recomiendo este servicio 100% porque te ayuda a quererte más, a conocerte y ver qué hay dentro de nosotros. Todos podemos tener un estilo propio y vestir bien. También lo recomendaría porque es un reto dejar que otra persona te ayude a sacar lo mejor de ti, que te ayude a crecer y a atreverte a quererte más.

Entender las claves de qué es lo que te favorece y lo que no en manos de una profesional como Sara Pellicer va más allá de elegir qué estilo tienes. Sara Pellicer te escucha y te permite ser uno mismo y crecer.

 

¿Qué te parece a ti? ¿Te has sentido alguna vez como Nuria? ¿Crees que ha llegado tu momento y quieres liderar tu imagen personal?

Escríbeme un e mail a contacto@sarapellicer.com, y cuéntame tu historia, estaré encantada de ayudarte.