Seleccionar página

¿Has estado en Roma? Si no es así, te lo recomiendo muchísimo. Es una ciudad mágica, arte en estado puro, historia vida, ¡es apasionante!

Yo, que siempre lo llevo todo a mi terreno, y mientras caminaba por las calles de Roma, he podido aprender muchas cosas sobre la belleza, y me apetece contártelas.

¿Te vienes de viaje conmigo?

rbt

  • La belleza no está sólo en lo obvio: toda Roma es maravillosa, hay tantas cosas bonitas que te hipnotizas. Y sin embargo, pude encontrar cosas increíblemente bellas fuera del circuito habitual, en pequeñas plazas, calles y edificios. Moraleja: mira siempre más allá, no pienses que sólo las mujeres aparentemente más guapas son las más bellas, busca tú también tus cosas bonitas fuera de lo que todo el mundo (incluso tú misma) podías esperar.
  • A veces, para encontrar la belleza hay que caminar un poco más: creemos que todo es fácil para los demás, y que tener estilo no supone ningún esfuerzo. En Roma me pasó algo así, si visitas sólo los lugares que salen en las guías, encontrarás fácilmente cosas preciosas, pero puedes encontrar algunas igual de bonitas con un poco de esfuerzo, por ejemplo, subiendo al Gianicolo, con las vistas más impresionantes de la ciudad.

    rhdr

  • Lo bello no es siempre lo más popular: filas y filas para ver el Coliseo, el Foro, el Vaticano… parece que todos queremos ver lo mismo, igual que, muchas veces, parece que todas queremos vestir igual… Y sin embargo, descubres el Trastevere, el barrio más bohemio y moderno de la ciudad, y allí todo cambia. Todo se relaja, todo se vuelve más divertido, más auténtico. Tú puedes probar también a descubrir nuevas tiendas, nuevas prendas o nuevas formas de llevarlas, ¿por qué no?
  • No hay belleza sin riesgo: si no te pierdes, si no caminas por una calle que no sabes dónde va a terminar, si no te acercas a esas ruinas que no parecen tener ningún interés pero que puedes que escondan un tesoro oculto… te perderás gran parte del encanto de una ciudad. Lo mismo pasa con tu imagen, si siempre vistes igual, con las mismas prendas y colores, te perderás algunas posibilidades que en principio no te habías planteado y que sin embargo pueden hacerte brillar.

¿Qué me dices? ¿Crees que la belleza está sólo en lo más conocido, en las cosas más obvias y más aparentes?

Me encantará que me cuentes qué piensas tú sobre este tema de la belleza, y de encontrarla más allá.

Un fuerte abrazo,

 

Sara